Rafaela no es la excepción: se agudiza la caída en las ventas