La industria sufrió su cuarta caída consecutiva: cedió 5,6% en agosto