Cayó la industria del juicio: empresas ahorraron $30.000 millones