Las empresas argentinas pagan la segunda tasa impositiva más alta del mundo