Institucionales

¿Por qué son diferentes las tarifas eléctricas en las distintas jurisdicciones?

Desde hace algunas semanas comenzó a determinarse un incremento en el valor de la factura de la EPE. En enero y marzo de este año se empezarían a ver las modificaciones, que afectarán de manera diferente a cada provincia.

● Archivos
  
07/01/2019
Una pregunta frecuente es por qué en algunos lugares de la Argentina, la luz es más barata que en otros. Las facturas de este servicio difieren por dos ítems: los costos de distribución por un lado, y por la carga tributaria que cada gobierno provincial y cada municipio le agregan al valor de la tarifa por el otro. Esto provoca que haya diferencias de hasta  $2700 entre distintas provincias. Entre Ríos es la que más paga y Formosa es la provincia con la tarifa residencial más barata, según cálculos privados. El consumo de 550 kilovatios/hora (kWh) por mes equivale a una factura de $959,5, donde $166,5 son impuestos y el resto representa el costo de generación, transporte y distribución de la energía eléctrica. En contrapunto, Entre Ríos tiene el valor de la luz más caro, con una boleta que supera los $3655  por mes, por el mismo consumo. De ese total, $1383 representan la carga tributaria y otro tercio similar equivale a la distribución de energía.

En la provincia de Buenos Aires  el costo difiere bastante entre lo que comprende la Capital Federal y el conurbano. Las boletas de Edenor y Edesur promedian los $1962 para los 550 kWh, mientras que las de EDEN, EDES, Edelap (La Plata), EDEA (Mar del Plata) y el resto de las cooperativas bonaerenses tienen valores de entre $2937 y $3619. Entre las provincias con valores altos de luz se encuentran: Córdoba ($3637); Santa Fe ($3326) y Mendoza ($2787,7); y entre aquellas que cuentan con las facturas más baratas están: Formosa, La Rioja ($1501), San Juan ($1907) y Santiago del Estero ($1956). En muchos casos, el servicio está muy subsidiado por el gobierno provincial.

Esto ocurre por dos factores: mayor carga impositiva (en algunos municipios es casi el doble que en la Capital) por un lado, y el costo de distribución, que disminuye a medida que hay más densidad geográfica, porque el costo de mantenimiento de la infraestructura se distribuye entre más usuarios, por el otro. Según la secretaria de Energía de Santa Fe, Verónica Geese: "Cada distribuidora tiene costos de acuerdo con las características del territorio y de los usuarios a los que debe alcanzar. No es lo mismo prestar el servicio en centros urbanos densamente poblados que hacerlo en el interior provincial, rural y de pequeños pueblos. Por ejemplo, la empresa de distribución de la provincia tiene aproximadamente 11 usuarios por kilómetro cuadrado y en la Capital Federal hay más de 600 usuarios. A la hora de distribuir los costos, dividir entre 600 es muy diferente a dividir entre 11” Así, nunca las grandes distribuidoras del interior tendrán el mismo precio que Edenor o Edesur. El valor agregado de distribución de energía (VAD) comprende un 35% de la boleta final. Su valor lo establece cada provincia y se basa en: la concentración de carga (si en una manzana hay mil clientes o cinco por kilómetro cuadrado), la topografía del área de concesión (si es un terreno llano o está rodeado de cerros) y la calidad del servicio (los costos de operar, mantener, administrar y expandir el sistema de distribución). Si bien estas empresas pueden ser públicas o privadas, en ambos casos los precios están regulados por cada gobierno provincial. Los valores de generación y transporte de energía son constantes para todas las jurisdicciones y son los servicios regulados directamente por el Estado nacional. En la factura representan otro 35% del total. Además, Cammesa (Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico, de administración mixta) compra la electricidad y la vende a las distribuidoras. Para un consumo promedio de 550 kWh, el costo de abastecimiento de energía equivale a $770. El 30% restante de la composición de la boleta de luz son impuestos, que se diferencian entre nacionales, provinciales y municipales. Dicha compañía vende la energía a las distribuidoras a un precio que no cubre el costo de producirla. Por ello existe una diferencia entre el costo real de producción y el precio de venta a los distribuidores.
  
Aumentos anunciados

El 27 de diciembre pasado, la Secretaría de Energía anunció que la tarifa de electricidad para la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense, aumentará de manera escalonada hasta el 55% entre los próximos meses de febrero y agosto inclusive. La suba será de a tramos, un 26 por ciento en febrero a causa de la reducción de subsidios a la generación, un 14 por ciento en marzo que se explica por la suba de los ingresos de las distribuidoras y luego un 4 por ciento en mayo y otro 4 por ciento en agosto.

La agenda de aumentos de servicios públicos a cargo del Gobierno define un primer semestre de 2019 muy cargado en materia inflacionaria. Esto ha generado una seguidilla de protestas en contra del gobierno de Macri, en todas partes del país, de parte de CTA de los Trabajadores, y CTA autónoma, quienes anunciaron promover también, acciones judiciales contra los tarifazos.

Fuentes oficiales distribuyeron datos sobre cómo quedarán las facturas de luz para marzo, o sea, antes de los dos últimos aumentos del año. Un usuario de la categoría R2, que concentra el 36 por ciento de los usuarios, pagará en promedio 1275 pesos por mes impuestos incluidos. La categoría R1, que explica el 33 por ciento de los usuarios, tendrá una boleta promedio de 599 pesos. “Casi un 70 por ciento de los hogares pagará menos de 1275 pesos por mes”, concluyeron fuentes oficiales. La categoría R3, que concentra el 9 por ciento de los usuarios, queda en un promedio de 1647 pesos. En tanto, la categoría más alta (R9), con apenas el 1 por ciento de los usuarios, tendrá una boleta mensual de 12.100 pesos. Fuera del área metropolitana, las boletas son aún más caras. En marzo, un usuario medio que consume 300 kWh/mes pagaría en Santa Fe 1742 pesos por mes de luz y en Córdoba, 2194 pesos. En San Juan, la factura sería de 1429 pesos y en Catamarca, de 1517 pesos.

Recordemos también, que de parte del CCIRR, ya se había empezado a hablar del tema, en la editorial de nuestra revista mensual de la edición noviembre del 2017, en conjunto a la nota de tapa publicada en el mes de Marzo 2018
 
AGENDA DE EVENTOS 2019
CONTACTOS DE INTERÉS
© Copyright 2019 - CCIRR (Centro Comercial e Industrial de Rafaela y la Región) - Necochea 84 - 03492 436500 / 435071 / 432400
Institucional | Asociados | Edición impresa | Suscribase | Newsletter | Publicidad | Contacto | Privacidad | Términos y Condiciones
Todos los derechos reservados.     Desarrollado por: Fullmedia - KNU Consultora